El bloguero de la megablógolis

se quiere desblogueromegablogolizar,
el que lo desblogueromegablogolizare
será un desblogueromegablogolizador


lunes, 7 de enero de 2008

¿Para qué sirve la gasolina?

Más allá de ser un combustible, la gasolina tiene múltiples impactos, positivos y negativos. Hay una economía detrás de ella que ha hecho que algunos países sean lo mismo ricos que opulentos. A otros los ha hecho sumamente vulnerables.
La gasolina, primera y mayoritariamente, sirve para mover vehículos particulares. El diesel sirve más para los vehículos públicos, y a menudo colectivos. Por tanto el uso de la gasolina es primariamente individualista, aunque sin duda hay beneficios sociales.
Los vehículos que usan gasolina, también usan caminos, calles, avenidas, carreteras. Y las desgastan. Claro, el agua también las desgasta, pero si los autos no existieran, las calles tampoco, y el agua no las desgastaría.
Los vehículos emiten gases a la atmósfera. Algunos se quedan en la zona y se dispersan según las condiciones climáticas y orográficas, con lluvia se precipitan. Otros contaminantes viajan kilómetros y kilómetros, y se elevan, y se quedan en la atmósfera, retienen los rayos del sol y contribuyen al calentamiento global.
Los espacios que ocupan los autos no son usados por la naturaleza, tampoco por casas o edificios, tampoco por peatones. Eso es también un sacrificio.
¿Con qué se paga? La gasolina tiene algunos impuestos especiales, pero no están directamente enfocados a pagar avenidas, compensar daños ambientales o infraestructura para los automóviles.
La tenencia ha sido una forma, un tanto absurda, de compensar. Como está basada en el valor del auto, en cierta forma es un impuesto progresivo. No obstante, no grava las afectaciones que los coches y la gasolina generan. Un bajo uso paga lo mismo que un uso intensivo. Las cuotas de las carreteras sí se dirigen al mantenimiento de las mismas y a su expansión. Pero terminan duplicando la infraestructura, y no permiten que sean dirigidas a toda la red sino sólo a la red de cuota.
Creo que paulatinamente deberíamos construir un sistema de sobreprecios a la gasolina que pagara lo siguiente:
1. Los impactos en la atmósfera. Recursos suficientes para reducir, anular o compensar las emisiones de todo el parque vehicular.
2. Los impactos en los caminos. Recursos suficientes para dar mantenimiento a las redes locales y generales de caminos.
3. El estímulo para el crecimiento del transporte público colectivo de pasajeros.
4. La ampliación de la infraestructura existente.
En el largo plazo la gasolina y el diesel tenderán a subir por encima de la inflación. Deberíamos pensar que esto ocurra solamente con una estrategia, que beneficie precisamente a quienes no tienen vehículo.
Satanizar una probable alza en los combustibles, mucho mayor que la que está en curso, será un mero planteamiento demagógico. Sería muy fácil probar que un impuesto a la gasolina sería redistributivo y benéfico para los más pobres, pero siempre la izquierda mexicana se regocija en sus charlatanerías.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

esto no dice nadsa sobre los usos solamente que los usan los carros por que ponen que vienen usos si no los hay que porkeria es esto

Anónimo dijo...

esto no dice nadsa sobre los usos solamente que los usan los carros por que ponen que vienen usos si no los hay que porkeria es esto

Anónimo dijo...

esto no dice nadsa sobre los usos solamente que los usan los carros por que ponen que vienen usos si no los hay que porkeria es esto

Anónimo dijo...

que pocas respuestas eeeeeeeeee

motosoldadoras la venta dijo...

La gasolina tiene otros útiles usos.
Buen blog.
Nelson